Hay lugares en la casa que te reclaman por sentirse ninguneados. Si bien es innecesario llenar una estancia de demasiadas cosas, más bien al contrario, hay espacios, sin embargo, que piden a gritos protagonismo con algo distinto o exclusivo. Este es el caso de algunas esquinas que están a la vista desnudas y quieren ganar sitio visual.

Nosotras pensamos que lo más decorativo son las plantas artificiales o una buena esquinera inglesa o de estilo francés si nos lo permite la economía. Las plantas artificiales tienen que ser piezas de buena calidad, realizadas de buenos materiales y con colores únicos. El ideal es el verde pero también los colores cálidos como un arce otoñal quedan preciosos. Sin duda, un bonito árbol artificial allí donde no llega la luz es la mejor elección para vestir esas imprescindibles esquinas de la casa.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *